La historia de Harrods Gath & Chaves

El paso del tiempo refuerza y confirma el merecido y respetuoso recuerdo de quienes nos precedieron y sentaron las bases de nuestro querido club, mereciendo nuestro profundo y permanente reconocimiento, evocando, conociendo y comprendiendo hechos y circunstancias relevantes que determinaron grandes acontecimientos. Corría el año 1910, época en la que se acostumbraba a participar de las reuniones de tipo familiares, sociales y deportivas como medio de interrelación. Recién en esta primera década nacía algo novedoso como medio de comunicación masiva: el "Cinematógrafo mudo", la incipiente telefonía alámbrica y más adelante, las primeras emisiones de radio. Dentro de este contexto, en el marco deportivo y social, aparecen los clubes que se convierten en centros de reunión, recreación, esparcimiento y practica de algunos deportes. Allí, comienza a hacerse realidad el anhelo latente de muchos visionarios que soñaban con fundarlos. Como prueba de ello surge el Club Harrods Gath & Chaves, gracias al gran entusiasmo y denodado esfuerzo de un grupo de personas de trabajo que pertenecían a las prestigiosas casas comerciales citadas.
En la foto podemos observar el frente del Club en 1918.

Su historia, muy extractada, es digna de comentarse para interpretar la aventura de esa gente con deseo de integración. Según Femando Savater " La vida de cada ser humano es irrepetible e insustituible; con cualquiera de nosotros, por pequeña que sea, nace una aventura cuya dignidad estriba en que nadie podrá vivirla nunca igual".

La visión de futuro que tuvieron permitió que hoy gocemos de esta institución tan querida y que ha tratado de mantenerse fiel a sí misma durante todos estos años, pese a los vaivenes del tiempo y las circunstancias. Tratando de evolucionar, crecer y mantenerse dentro de un contexto social y económico muy difícil. Intentando privilegiar, por sobre todas las cosas, un verdadero compromiso con la calidad. Calidad en la calidez de la gente. Calidad en sus servicios. Calidad en la practica deportiva.

La meta de esta iniciativa es superar las expectativas de nuestros asociados, con este sencillo trabajo y consolidar la responsabilidad que nos legaron nuestros antecesores.

La fusión de dos grandes instituciones: Club Athletic Gath & Chaves y el Club Athletic Harrod's se concretó por la decisión de un grupo de empleados con deseos de hacer crecer y robustecer el deporte. Este objetivo está citado en las actas de las Comisiones Directivas de ambos clubes: el querido Club Athletic Harrod's de la localidad de Rivadavia (hoy Vicente López - Pcia. de Bs. As.) y el prestigioso Club Athletic Gath & Chaves de Pino y Blandengues (hoy Av. Libertador, Capital Federal). Para interpretar dicho propósito es menester recordar la fundación de ambos clubes por separado. No obstante es importante señalar que cada uno lo hizo con un gran espíritu de grandeza incentivado por las ansias deportivas y de confraternidad, a través de la camaradería, ya que los empleados compartían las horas de trabajo y en sus horas libres anhelaban encontrar un motivo que los recreara y uniera, canalizando sus energías. Lo hallaron por medio de la practica del deporte.

En esa época, en la Argentina, se distinguían por su prestigio y poder comercial a través de sus múltiples filiales en casi todo el país, las dos grandes firmas referidas al buen vestir con el último dictado de la moda y amplia variedad en artículos del hogar: las grandes Tiendas Harrod's y Gath & Chaves.

Cuando promediaba el año 1915, los señores Manuel Herranz, encargado de mesa de entrada, y Arturo Gallegos, empleado, poseídos por un afán emprendedor y un gran entusiasmo anhelaron que la casa Harrod's figurara en las crónicas deportivas de los grandes periódicos metropolitanos y nacionales. Tanto es así que a través del entonces Secretario Sr. Levingston, hacen llegar sus inquietudes al Gerente General Sr. Pablo E. Foucher quien intervendrá estrechamente en la fundación del club.

Al iniciarse las primeras actividades para construir el primer equipo de Fútbol recibieron como aliciente de su modesta labor, un regalo de seis pelotas de Fútbol y una promesa por parte de los Directivos de la Empresa de que sus iniciativas serían estudiadas por el Consejo. Esta promesa no fue en vano y es así que el futuro club va adquiriendo contornos de tal y al iniciarse lo que podríamos llamar su juventud, se constituye su Primera Comisión Directiva integrada entre otros: por el Sr. Peltz como Presidente y los Sres. Olazar, Munks, Bianchi, Burbige y Withe. Nace el Club Athletic Harrod's y tiene cabeza directriz. Entonces deciden inscribir varios teams en la Federación Comercial de Fútbol de la que el Sr. José Bacigalluppi era integrante.

Como era menester poseer un campo de deportes se obtiene en locación para tal fin, el que hoy ocupa el Club Atlético Excursionistas. De ahí en más, la intervención del club en los campeonatos de Fútbol no puede ser más promisoria: conquistas en los años 1916 y 1917 obteniendo el campeonato después de interesantes luchas en las que se destacaron los realizados con "Louis Dreyfus" en el que militaban cracks famosos del River Plate de entonces:

Carlos Izola y también el celebrado arquero internacional Simmons: el checo Amcal; Chiape etc. Al entrar en su mayoría de edad el glorioso Club se instaló en localidad de Rivadavia (hoy Vicente López). Es allí donde vinculados a éxitos comerciales de ventas, se realizaban hermosísimas fiestas. Para mejor traslado de los asociados, en ese entonces, se destinaban ómnibus que hacían recorridos desde Barrancas de Belgrano hasta Rivadavia. No tenemos que olvidar que en esa época, toda la zona del barrio de Belgrano, Núñez. y Vicente López eran quintas o casas con grandes extensiones de tierra. Para ser más precisos, con la colaboración de la dirección de Harrods y gracias a su gerente el Sr. Foucher y los Sres. Peltz; Olazar; Barbige; Withe y otros, se erigió en el pueblo de Rivadavia, sobre las márgenes del Río de la Plata, un campo de condiciones pintorescas, iniciándose de inmediato el levantamiento de las principales instalaciones deportivas. Allí se construyó un chalet para salón de descanso, un buffet con sus respectivas dependencias y camarines en tanto que en su entorno se formaban las canchas de Tenis, Pelota a Paleta, cancha de fútbol. Construyeron un stand de Tiro y cómodos retiros sobre el césped para reuniones familiares y charlas de camaradería; otros caminaban a orillas del Río de la Plata hasta el Club Bouchard al que se llegaba por una senda entre una frondosa y multicolor vegetación y se gozaba del fresco al introducirse en el agua arremangándose hasta las rodillas.

Todo se veía en un clima de serena tranquilidad sin preocupaciones. En ese entonces la vida era menos complicada.

Hoy en día muchos de nosotros pasamos frecuentemente sin advertir que en la Av. Del Libertador 1831 de Vicente López, hoy Club Shell, estaba en aquella época el solar del Club Athletic Harrods y que aún mantiene parte de su edificio enfrente. Para esta noble Institución el fútbol fue la disciplina que más satisfacciones le dio. Se había formado un equipo que se llamaba Harrodians inscripto en la Federación Comercial de Fútbol y estaba formado en su mayoría por integrantes del viejo y glorioso San Isidro. Los once jugadores que conquistaron las copas para Harrods fueron:

Arco: Mutoni
Back: Acosta y Seoane
Halfs: Langlois; Marrón y Gallego
Delantera: Alzua; Medina; Martín; Marini; Meíva

Los equipos de fútbol de los clubes que intervenían en esa época eran:
Santa Paula; S.O.S.; Talleres Marra; Los Tapados; Guardia Vieja; Para Ti; Los Tatas; Don Trifón; Crisol y otros.

En otros deportes hubo también deportistas célebres como en Tenis, Rugby, Pelota a Paleta; Bochas, etc. Pero sobre todo, palpitaba una hinchada calurosa y ferviente entre los deportistas y socios de la Institución porque compartían el grato sabor de los tiempos y todos estaban tan ligados y motivados porque se sentían orgullosos de su club.

Contemporáneo a la época y también por inquietud de los empleados de la casa Gath & Chaves y con la gran colaboración de sus directivos, los Sres. Gath y Chaves, se funda el 5 de Mayo de 1918 el Club Athletic Gath & Chaves. Inicialmente tenía una cancha en la localidad de Floresta, Pcia. de Buenos Aires. Después obtuvo un solar donde se reunían deportiva, social y administrativamente. Es el actual predio: Virrey del Pino y Blandengues (hoy Av. del Libertador).

En la siguiente imagen podemos ver el frente del Club en 1940.

Este predio fue dado en concesión por la Municipalidad de Buenos Aires, por veinticinco años. Después se renovó por otros veinticinco años más, venciendo el 23 de Noviembre de 1989, fecha en que se produce la compra del predio.

Su primera Comisión Directiva estuvo integrada por un grupo de hombres visionarios con grandes inquietudes y aspiraciones:

Primer Presidente: Sr. Miguel Ángel Saibene.

Vice-presidente: Sr. Rómulo Lambruschini.

Secretario: Sr. Justo Baroja.

Tesorero: Sr. Emilio Sanguineti.

Vocales: Sres. Lorenzo Perazo, Luis Volpe, José Cacios, Pedro Belhart y Pedro Lacarre.

Como anécdota cabe mencionar que en el día de la inauguración, como parte de la celebración, aterrizó una avioneta civil en la cancha de fútbol piloteado por el Sr. Mira. Los deportes que se practicaron y se destacaron fueron: Fútbol, Tenis, Natación, Rugby, Pelota a Paleta y Gimnasia Deportiva.

Como ambas Tiendas, Harrods por un lado y Gath y Chaves por otro, tenían en común todas sus actividades comerciales, y poseían la mayor participación en el mercado de ropa fina y deportiva y otro segmento en artículos del hogar, sumaron esfuerzos y se fusionaron en un solo club arrastrando a todo su personal, con el consentimiento de directivos y empleados. Se fusiona así nuestro querido y actual CLUB HARRODS GATH Y CHAVES, el 22 de Noviembre de 1921, quedando constituida de esta manera su primera Comisión Directiva:

Presidente: Ángel Michelena.

Vice-presidente: Guillermo Hardie.

Secretario: Luis Dorré.

Secretario de Actas: Pedro G. Bledel.

Tesorero: Joaquín M. Fernández.

Pro-tesorero: Miguel A. Negrete.

Vocal Intendente: Víctor M. Mendoza.

Vocales: Rafael Esturión, Mauro Naselli, Luis Zamborain, Arturo Bancalari, Jesús Torres, Ricardo Gomaudi, Ricardo Marafreschi.

Vocales suplentes: Enrique Anadalmay, Enrique Perellano.

Hecho deportivo que hace al comienzo de nuestra historia:

En el año 1906 existía en Buenos Aires un grupo de gente activa con ganas de formar un club, como ya se ha mencionado; era la inquietud de dos grandes firmas comerciales que deseaban participar deportivamente en fútbol. Al año siguiente, en 1907, al querer inscribirse para intervenir en la 2da. División de Ascenso como jugadores del club Gath & Chaves, en la Asociación del Fútbol Amateur les obligan a cambiar el nombre al equipo, pues no podían llevar el nombre de una casa comercial. En consecuencia, eligen el de Club Atlético Nacional. Ya instalado el Nacional en el campeonato de Ascenso de 1907, año éste que tenía la particularidad de que era el primero que se jugaba con la reglamentación del ascenso, hizo una gran campaña llegando a ganar su zona en forma invicta y luego venció en semifinales a Quilmes por 2 a 1 y al famoso River Plate por 1 a 0, y debido a ello ese año ascendió a primera División. Pero resulta que este Nacional no tenía mucha simpatía en el seno de la Asociación y, para desmerecerlo, luego de haber disputado dos fechas en la primera categoría, se adujo que su cancha ubicada en el Parque Olivera (hoy llamado Parque Avellaneda) del barrio de Floresta, estaba rodeada de un monte de eucaliptus, y que sus hojas y conitos, a raíz del viento, inundaban el campo de juego; también había un enorme y frondoso ciprés justo detrás de uno de los arcos, por lo tanto, por esos motivos, no se hallaba en condiciones reglamentarias para jugar al fútbol.

Fue así, que no se le da permiso para seguir disputando sus partidos en otras canchas, ni se otorga otra alternativa más que la desafiliación.

Es por todo esto, que ante un hecho consumado, don Enrique Salvareza inicia urgentes gestiones para que se reconozca a River como equipo que debería ascender a Primera, pero no hubo ningún argumento para convencer al Consejo Directivo de la Asociación. Frente a tal situación el conjunto del Club Atlético Nacional se desintegra.

El ascenso de 1907 quedó suprimido. En 1908, River se dispuso nuevamente a luchar por el ascenso jugando las famosas finales con el Racing Club, ganando River 2 a 1, pero resulta que los de la Academia protestaron el partido porque en el tiempo suplementario los hinchas riverplatenses invadieron el campo de juego de Gimnasia y Esgrima (Palermo) para festejar el segundo gol y la Asociación decidió que se realizara otro match, el que ganó River 7 a 0 y ya no hubo dudas: River Plate a Primera División.

A partir del ascenso y con el ingreso de varios jugadores del Nacional (Gath & Chaves), se arrastra también una nutrida cantidad de hinchas de ese extinto club y es por ello que, en una tumultuosa Asamblea realizada en el salón de la Asociación Verdi de la calle Alte. Brown, debido a que la mayoría la poseían los recién llegados (empleados y jugadores de Gath & Chaves), se resuelve el cambio de casaca (camiseta), pero gracias a la enérgica intervención de importantes riverplatenses de la época como los señores Alfredo Mesina y Enrique Zanni, se debió apelar a grandes y drásticas medidas para evitar el cambio de colores y en lugar de la banda roja, se propuso una con bastones rojos y blancos en forma vertical a la que se le agregó una de color negro pero más finita. Así quedó la nueva camiseta hasta el año 1932 en el que don Antonio Vespucio Liberti, volvió a hacer uso de la gloriosa y victoriosa banda roja, hasta nuestros días.

 
Fuente: Club Atlético River Plate, extraído de una nota de su revista del año 2000.
 

Descargar Solicitud de Inscripción

Inscrip

Club Harrods